Vés al contingut

D'una espurna el foc es revifarà

L'única batalla que es perd és aquella que no es planteja.

Aniversario del asesinato de las 13 rosas (5/Agosto/1939)

5 Agost 2020

Hoy hace 81 años que asesinaron a las 13 rosas, niñas en su mayoría, por pertenecer a las JSU y por defender las ideas republicanas, la dignidad y la justicia social.

Los herederos políticos de sus asesinos campan a sus anchas en nuestro país amparados por una instituciones a las que la famosa “Transición” no consiguió siquiera lavarles la cara.

Caperucita se casa con el lobo

16 Juny 2020

A. Garamendi, presidente de la CEOE

Tierra de nadie

Juan Carlos Escudier

Se ha montado la CEOE una cumbre empresarial por la que han empezado a desfilar los gerifaltes del Ibex para hablar de su libro que, como el cuento de Caperucita, ha cambiado una barbaridad. Los grandes  empresarios no necesitan, por lo general, hacerse presentes de manera tan evidente. Lo hicieron en la pasada crisis financiera con el PP en el Gobierno, cuando tuvieron que montarse un lobby a la carrera, el Consejo de la Competitividad, en vista de que la patronal, singularmente su presidente, Gerardo Díaz Ferrán, olía a cárcel que tiraba de espaldas. Y lo han vuelto a hacer ahora porque quien debía ser su brazo político, el PP, está rodando una película de miedo y les tiene muy desatendidos. Ya se sabe que el servicio está fatal y no se puede hacer carrera de él.

Como se decía, el cuento ya no es el mismo y Caperucita se casa con el lobo. De hecho, hay palabras como déficit, deuda o ajustes que han desaparecido de su vocabulario. Ni siquiera se habla de despidos baratos, de recortar salarios o de competitividad, que era el término mágico que incluía todo lo anterior. Lo que el empresariado pide ahora es que el Estado gaste como si no hubiera un mañana mientras se prepara para la lluvia de millones que se anuncia desde Bruselas igual que hacen los niños con las tormentas de caramelos de las cabalgatas de Reyes: con el paraguas puesto del revés.

Si en el PP hubiera algo parecido a un equipo económico debería estar muy desconcertado escuchando a estos señores, que empiezan a darse un aire a Keynes vestido de Armani. Que si un plan de vivienda, avalado por el Estado, claro está, que si otro de renovables impulsado también por papá Estado, ERTES hasta que el cuerpo aguante con el Estado soltando la mosca, ayudas por aquí y por allá, ya sea al automóvil, al turismo o a la cría de cangrejos de río. Dinero, dinero, más dinero y dos huevos duros por si alguien los echa a faltar en la ensalada.
Ese es el nuevo lenguaje del gran capital en el que, para pasmo de algunos, no faltan referencias a la lealtad institucional, al diálogo social y al trabajo digno, que es de oír y no creer conociendo el paño de estos sastres. Los banqueros, altos ejecutivos de multinacionales, dueños de grandes cadenas de distribución y de emporios textiles son gente de orden y les subleva tanta crispación por si les aleja del objetivo de la reconstrucción nacional que, como la caridad, empieza por ellos mismos.

¿Que cómo se financia este gasto descomunal que debería impedir que el país se vaya a hacer puñetas? Bueno, eso no es cosa suya ni nunca lo fue. Lo que el Gobierno no puede pretender es subirles los impuestos, que eso es dogmatismo e ideología. Bajarlos, en cambio, es apostar por la economía real y por el emprendimiento del que tan necesitados estamos.

Lo único importante es la seguridad jurídica, mucha seguridad jurídica, que traducido al esperanto significa que la reforma laboral ni se la toquen, no vaya a ser que el dinero no alcance y entonces haya que recurrir a despidos en masa, a descuelgues de convenios y a bajar los salarios, que siempre son divisibles y factorizables si la ocasión lo requiere.

Como ocurre en todas las crisis, los empresarios se nos han hecho socialistas pero sólo de cintura para abajo. Todo es socializable si se trata de gastos o de pérdidas. Lo de los beneficios es otro cantar. En eso consiste la colaboración público-privada, que es la misma en la nueva normalidad y en la vieja.

Fondo de reconstrucción europeo: retos y oportunidades 

8 Juny 2020

Un article d’Ernest Urtasun i Jesús Hernandez.
Europa se enfrenta a un ambicioso plan, comparable al de los fondos de cohesión de los años ochenta, que le va a permitir a España invertir hasta 140.000 millones en cuatro años

Origen: Fondo de reconstrucción europeo: retos y oportunidades | @ctxt_es

Felipe VI nos devuelve a la edad media

2 Juny 2020

“Felipe VI convence a la nobleza española para que regale leche y aceite a los pobres”

Perdón majestad, pero nos conformaríamos con que todos pagaran sus impuestos aquí, incluyendo a su querido padre y demás familiares y amigos

%d bloggers like this: